El comportamiento como eje para transformarnos como sociedad. Economía Conductual para la mejora de la eficiencia en proyectos y programas de entidades públicas y privadas.

El comportamiento como eje para transformarnos como sociedad

Comienzo esta reflexión con una obviedad: todos los proyectos deben tener una planificación, con un inicio y un final. En el caso de que sea muy personal, de esos que llevamos a cabo con la emoción y una implicación al máximo nivel, incluyo dentro del listado de variables muchas ganas, ilusión, esfuerzo, además de la decepción; en definitiva, unos indicadores que denominaremos como la curva de la emoción. Y es que hasta eso tan aparentemente etéreo se puede medir. De esto es de lo que quiero hablar…. de emociones, centrándome sobre todo en aquellas que nos sorprenden, aquellas que son irracionales, del entendimiento de que toda persona por el mero hecho de serlo, de forma innata, es irracional. 

Estamos llenos de creencias adquiridas que conforman nuestra propia realidad, automatismos conductuales, hábitos, prejuicios, sesgos y un largo etc que nos encaminan inconscientemente a no tomar la decisión correcta;nos dejamos llevar por aspectos que no sabemos redirigir ni medir, y en ocasiones metemos la pata. Porque sí…. esto también es humano. 

Y no importa, ¿cuántas veces necesitamos equivocarnos para hacerlo bien? 

En eso estamos trabajando ahora: en un proyecto colaborativo, un entorno para dar a conocer el mundo de las Ciencias del Comportamiento y que logra dar respuesta a todo lo anterior. 

A mí me pasa que, con solo observar los conocimientos conductuales, me siento abrumada  por su potencial. Precisamente por eso hace un tiempo que estoy empeñada en conseguir aplicar estos indicadores, una normativa para dotar de coherencia a esta disciplina, redirigirla y conseguir que sea más tangible para la consecución de buenas acciones, pero sobre todo, estoy focalizada en hacerla aplicable en cualquier contexto. 

Entre los primeros que hemos creído en esta disciplina estamos intentando reinventarnos con  un nuevo enfoque más humano, el cual queremos queremos compartir. ¿Por qué no en lugar de tener encerrados estos conocimientos los usamos para ayudarnos a  resolver problemas? Es fundamental que procesemos y experimentemos;  si nos quedamos sin la posibilidad de esa experimentación nos podremos validar si algo funciona. 

Decidir cuesta y normalmente exige un esfuerzo, si comprendemos la forma en que las personas tomamos las decisiones se nos hará más sencillo seleccionar lo más conveniente. No es cuestión de dar más información o más incentivos, la hiperinformación es un mal actual que dificulta la toma de decisiones. Al contrario, el reto es aceptar que el cambio debe partir de un cambio conductual o de comportamiento. Y a partir de ahí vendrá todo lo demás. 

Entonces, ¿qué aportan las Ciencias del Comportamiento? 

Son las responsables de que miremos de una manera más humana en los momentos en que tomamos decisiones. Son ellas las que nos darán directrices para desarrollar estrategias y decidir de la manera correcta. Al mismo tiempo aportan un enfoque de innovación diferente, ya que tienen en cuenta la toma de decisiones desde un enfoque experimental, aprendiendo de las investigaciones y de su aplicación

Estas herramientas conductuales se utilizan cada vez más en el ámbito de las Políticas Públicas. ¿Qué aplicación pueden tener para desarrollar estas estrategias y estas disciplinas científicas con el fin de contribuir a una mejora social?

La irracionalidad y el entendimiento del comportamiento de las personas  ya se está abordando de manera multidisciplinar en empresas y organismos públicos a nivel mundial, pero en España estamos dando todavía los primeros pasos. El desarrollo de estas nuevas estrategias es lento, pero no queremos dejar de intentarlo. 

Pretendemos crear una pasarela de conocimiento, que nade entre estas nuevas ciencias y la sociedad en general. En España está naciendo un ecosistema muy potente sobre estas nuevas metodologías y los que ya estamos implicados no queremos que todo ese conocimiento se desaproveche. Soñamos con la posibilidad de una comunidad de tipo Open Source para que todo lo que se trabaje en ella esté al alcance de las manos de todos. 

Con esta iniciativa velamos por la mejora del interés general, creemos necesario que poco a poco se vaya conociendo, que vaya calando, con el fin de potenciar este conocimiento como eje principal para el desarrollo de esa transformación social tan deseada. Si lo que pretendemos es mejorar la sociedad, te propongo hacerlo a través de: 

  • Curiosidad: ¿están nuestras políticas públicas basadas en Ciencias del Comportamiento?
  • Escepticismo: con una nueva lente ver si se lo que estamos realizando produce el efecto deseado. 
  • Experimentación siendo esta la única forma de verificar si algo está funcionando. 

Quédate con estas siglas: BE2C. Comenzamos  un viaje, y ya puedes formar parte de esta comunidad colaborativa que pretende trasladar los conocimientos de Ciencias del Comportamiento para toda nuestra sociedad. 

La comprensión adecuada del comportamiento humano nos hará establecer ciertas técnicas para la implantación de la persona como eje principal para la toma de decisiones, redirigiendo comportamientos hacia una mejora de la sociedad. 

Y con esto termino contando que estamos creando la primera comunidad de conocimiento sobre Ciencias del Comportamiento en España o, lo que es lo mismo: BE2C BEHAVIORAL ECONOMICS TO COMMUNITY. 

Si quieres formar parte, puedes contactarme para más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *